SU HISTORIA DE AMOR (3ª PARTE)

Tuvo que ser un París… la ciudad de la luz, la ciudad del amor.. todo el que haya visitado esa magnífica ciudad sabe de que estoy hablando.

La torre Eiffel como escenario y a trescientos metros de altura en su punto más alto fue el lugar donde se empezó a fraguar esto de la boda. Fran echó mano de su mochila que habia traido en bicicleta desde Sevilla y sacó un clinex. ¡Joder esto no es! pensó para sí mismo. Echó mano al bolsillo de nuevo y sacó el anillo. Rodilla en tierra, mejor dicho en hierro, y como mandan los cánones se disponía a pedir matrimonio a su amada. A continuación reproducimos la conversación tal y como los novios han hecho saber a sus allegados de tan emocionante momento.

Fran: Jana ¿quieres casarte conmigo?

Jana se echó a llorar y no podía mediar palabra. Solo dijo ¡Ay vidaaaa!, y continuó a lágrima viva.

Fran, dubitativo sobre la respuesta de Jana, insistió de manera sútil : ¡ Jana, coño, dime que si o que no, que hace un frío de cojones y me está subiendo la brisa desde la rodilla hasta los testículos!. Inmediatamente se levantó, asustado por la idea de que se congelasen sus partes más nobles.

Fue entonces cuando Jana le abrazó. Instante emocionante sin duda al que respondió delicadamente: ¡Cuidao, cuidao, cuidao con el anillo que me ha costao una pasta y como se caiga desde esta altura la vamos a liar…!.

Finalmente Jana dijo ¡Si que quiero Fran! ¡que bonito vidaaaa! entre sollozos.

Mientras se escuchaba el murmullo de los visitantes de la vieja dama siendo agasajados con un emotivo aplauso y algunos ¡ou yeah! al acabar la escena. Desde ese día TENEMOS BODA.

La torre Eiffel como madrina y París como testigo, sin duda un marco incomparable para dar un nuevo paso en tu vida. La novia parecía frotarse las manos, todo marchaba según lo planeado.

Volvió Jana de Holanda y todo volvía a la normalidad, no sin antes sufrir otra escapada por parte de la novia durante un mes a Argentina. ¡Ché, que bárbaro como viaja esta chica! ¡Tiene más kilómetros que el coche de Fernando Alonso!. Las aguas vuelven a su cauce y tras el regreso se embarcaron en preparar todo el ¨tinglao¨ para la boda: piso, lugar de celebración, invitados.

Sin embargo, Jana no contenta con los kilómetros que llevaba en su cuerpo animó a Fran a hacer su último viaje como soltera en familia y se fueron a disfrutar de las maravillas que regala la cultura egipcia. Otro destino de ensueño y otros días para recordar.

 

Lo que está claro es que Fran nunca habia estado tan jorobado en su vida. Cada vez quedaba menos para su boda.

Corre el tiempo, pasa implacable y tras seis años de noviazgo, tras las numerosas dificultades que impuso la distancia y con mucha paciencia, sobre todo de Jana, esta bonita historia,acabará en boda dentro de tres días para gozo y alegría de familiares y amigos (y eso que hemos intentado poner medios para evitarlo desde este blog)

Como colofón a esta historia les adjunto un video-montaje de la pareja con las mejores muestras de cariño entre ambos acompañada de la canción con la que se sienten más identificados realmente. Que ustedes lo disfruten y nosotros que lo veamos. Ya solo quedan 3 días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: